¿PARA QUÉ?

Con este espíritu de celebrar logros, encuentros y formular estrategias para construir un futuro sustentable; el multievento propone:
FOMENTAR LA CONSTRUCCIÓN COLECTIVA DE UNA CULTURA DE LA SUSTENTABILIDAD, QUE PROYECTE NUEVAS PERSPECTIVAS ECONÓMICAS Y SOCIALES VINCULADAS AL AMBIENTE.
De éste modo:
Fortalecer la convergencia entre gobierno, instituciones, profesionales, emprendedores, estudiantes e investigadores
Darle visibilidad a las iniciativas, proyectos, avances y propuestas, democratizar la información y potenciar acciones conjuntas.

 

Un mundo vivible (2016)

Hago mío el propósito del FESTECA 2016, de “fomentar la construcción colectiva de una cultura sustentable que proyecte nuevas perspectivas económicas y sociales vinculadas al ambiente”.

Considero, que los logros individuales descansan en conquistas colectivas; por ello se torna imperioso trabajar por un “Mundo Vivible”, un mundo más igualitario, que se construya desde nuestros propios territorios, desde nuestras comunidades, desde cada acción diaria; para lo cual debemos tomar conciencia, “preocuparnos y ocuparnos”, ya que como diría Bernardo De Toro, “o nos cuidamos o perecemos”.

Desde ya, los peligros que hacen vulnerable a nuestro planeta son muchos, y el proceso de deterioro global se acelera. Como se sabe, el calentamiento global, la disponibilidad y el uso del agua y alimentos, el tipo de energía que consumimos y el constante deterioro de nuestros territorios, nos mantienen en riesgo permanente.

En este escenario, quienes tenemos puestos de responsabilidad pública tenemos un doble desafío y compromiso; como ciudadanos, y como responsables de la construcción de políticas estatales que busquen, por un lado, un equilibrio armónico entre el beneficio racional de los recursos y su cuidado para generaciones presentes y futuras; y por el otro, una distribución equitativa de los mismos, porque el acceso a los bienes comunes es también un derecho humano.

Sin dudas, las grandes transformaciones se construyen desde los más simples ejercicios, con las acciones pequeñas en los hogares -como el uso racional de la energía o separación de residuos-; a través de la educación y formación sobre prácticas sustentables; en el uso de tecnologías limpias en el sistema productivo; en la ciencia al servicio de los hombres y la mejora de su calidad de vida, y en los compromisos colectivos que se traducen en instituciones y acuerdos internacionales, como la COP 21.

La labor de mi generación, la de estos jóvenes que estamos entrando a la adultez en un escenario complejo, es bregar porque la ciencia, la tecnología y las innovaciones sean soportes que permitan construir colectivamente un mundo donde podamos hacer del desarrollo sustentable una realidad efectiva. Ese es el mayor desafío ético y cultural que se le presenta a la educación y a la sociedad futura.

Este primer FESTECA, tal vez, nos deje más preguntas que respuestas, pero será un paso fuerte y decisivo en la discusión, reflexión y en la evaluación sobre lo avanzado para lograr ese “Mundo Vivible”.

Diputada Nacional, Lic. Daniela Castro.

Presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Vocal Comisión de Recursos Naturales.

Honorable Cámara de Diputados de la Nación.